• Contadores de CCPGJ

Evidencia de auditoría

Actualizado: 13 oct

MA, MDC, LCP Daniel Antonio Gómez Gómez, CPC Jorge Gispert Uruñuela, , CPC MA Hugo Alejandro González Anaya y Mtro. PCCAG Gilberto Horacio Topete Horta

Noviembre 2021

El propósito de esta Norma (NIA 500), es proporcionar lineamientos sobre la cantidad y calidad de la evidencia de auditoría que se tiene que obtener cuando se auditan estados financieros, y los procedimientos para obtener dicha evidencia de auditoría.

La evidencia de auditoría se obtiene de una mezcla apropiada de pruebas de control y de procedimientos sustantivos, en algunas circunstancias, la evidencia puede ser obtenida completamente de los procedimientos sustantivos.


Normas Internacionales de Auditoría 500


Pruebas de control

Son las pruebas realizadas para obtener evidencia de auditoría sobre la adecuación del diseño y operación efectiva de los sistemas de contabilidad y de control interno.

Los sistemas de contabilidad y de control interno sobre los que el auditor debería obtener evidencia son:

  • Diseño: los sistemas de contabilidad y de control interno están diseñados adecuadamente para prevenir y/o detectar y corregir representaciones erróneas de importancia; y

  • Operación: los sistemas existen y han operado en forma efectiva a lo largo del periodo respectivo.

Procedimientos sustantivos

Son las pruebas realizadas para obtener evidencia de auditoría para detectar representaciones erróneas de importancia en los estados financieros.

Las aseveraciones de los estados financieros son aseveraciones de la administración, explícitas o de otro tipo, que están incorporadas en los estados financieros. Pueden categorizarse como sigue:

  • Existencia: un activo o pasivo existe en una fecha dada;

  • Derechos y obligaciones: un activo o pasivo pertenece a la entidad en una fecha dada;

  • Ocurrencia: una transacción o evento tuvo lugar, la cual pertenece a la entidad durante el periodo;

  • Integridad: no hay activos pasivos, transacciones o eventos sin registrar, ni partidas sin revelar;

  • Evaluación: un activo o pasivo es registrado a un valor apropiado en libros;

  • Medición: una transacción o evento es registrado por su monto apropiado y el ingreso o gasto se asigna al periodo apropiado; y

  • Presentación y revelación: una partida se revela, se clasifica y describe de acuerdo con el marco de referencia aplicable para informes financieros.


Técnicas más comunes para obtener evidencia de auditoría


Tal como las NIA 315 y 330 requieren y explican en detalle, la evidencia de auditoría para alcanzar conclusiones razonables en las que basar la opinión del auditor se obtiene mediante la aplicación de:

  • Procedimientos de valoración del riesgo.

  • Procedimientos de auditoría posteriores, que comprenden:

  • Pruebas de controles, cuando las requieran las NIA o cuando el auditor haya decidido realizarlas; y

  • Procedimientos sustantivos, que incluyen pruebas de detalle y procedimientos analíticos sustantivos.


Procedimientos para obtener evidencia de auditoría


La técnicas de auditoría más comunes para obtener evidencia son las siguientes: inspección, observación, investigación y confirmación, procedimientos de cómputo y analíticos.

La oportunidad de dichos procedimientos dependerá, en parte, de los períodos de tiempo durante los que la evidencia de auditoría buscada esté disponible.


Inspección

Consiste en examinar registros, documentos, o activos tangibles. La inspección de registros y documentos proporciona evidencia de auditoría de grados variables de confiabilidad dependiendo de su naturaleza y fuente y de la efectividad de los controles internos sobre su procesamiento.

Tres categorías importantes de evidencia de auditoría documentaria, que proporcionan diferentes grados de confiabilidad, son:

  • Evidencia de auditoría documentaria creada y retenida por terceros.

  • Evidencia de auditoría documentaria creada por terceros y retenida por la entidad.

  • Evidencia de auditoría documentaria creada y retenida por la entidad.

La inspección de activos tangibles proporciona evidencia de auditoría contable con respecto a su existencia pero no necesariamente a su propiedad o valor.


Observación

Consiste en mirar un proceso o procedimiento desempeñado por otros, por ejemplo, la observación por el auditor del conteo de inventarios por personal de la entidad o el desarrollo de procedimientos de control que no dejan rastro de auditoría.


Investigación y confirmación

La investigación consiste en buscar información de personas enteradas dentro o fuera de la entidad. Las investigaciones pueden tener un rango desde investigaciones formales por escrito dirigidas a terceros hasta investigaciones orales informales dirigidas a personas dentro de la entidad.

Las respuestas a investigaciones pueden dar al auditor información adicional o evidencia de auditoría corroborativa.


La confirmación consiste en la respuesta a una investigación para corroborar información contenida en los registros contables.

Por ejemplo, el auditor ordinariamente busca confirmación directa de cuentas por cobrar por medio de comunicación con los deudores.


Cómputo o re-cálculo

Consiste en verificar la exactitud aritmética de documentos fuente y registros contables o en desarrollar cálculos independientes.


Prueba de recorrido o re-ejecución

Implica la ejecución independiente por parte del auditor de procedimientos o de controles que en origen fueron realizados como parte del control interno de la entidad.

Esta prueba es ideal para verificar la eficacia operativa de los controles.


Procedimientos analíticos

Los procedimientos analíticos consisten en el análisis de índices y tendencias significativos incluyendo la investigación resultante de fluctuaciones y relaciones que son inconsistentes con otra información relevante o que se desvían de los montos pronosticados.


Indagación

Consiste en la búsqueda de información, financiera o no financiera, a través de personas bien informadas tanto de dentro como de fuera de la entidad. La indagación se utiliza de forma extensiva a lo largo de la auditoría y adicionalmente a otros procedimientos de auditoría.

Las indagaciones pueden variar desde la indagación formal planteada por escrito hasta la indagación verbal informal.


La evaluación de las respuestas obtenidas es parte integrante del proceso de indagación. Las respuestas a las indagaciones pueden proporcionar al auditor información que no poseía previamente o evidencia de auditoría corroborativa.

Por el contrario, las respuestas podrían proporcionar información que difiera significativamente de otra información que el auditor haya obtenido; por ejemplo, información relativa a la posibilidad de que la dirección eluda los controles.

En algunos casos, las respuestas a las indagaciones constituyen una base para que el auditor modifique o aplique procedimientos de auditoría adicionales.


Pasos a seguir cuando el auditor no se siente satisfecho con la evidencia obtenida


El auditor determinará las modificaciones o adiciones a los procedimientos de auditoría que sean necesarias para resolver la cuestión, y considerará, en su caso, el efecto de ésta sobre otros aspectos de la auditoría, si:

  1. La evidencia de auditoría obtenida de una fuente es incongruente con la obtenida de otra fuente.

  2. El auditor tiene reservas sobre la fiabilidad de la información que se utilizará como evidencia de auditoría.

La obtención de evidencia de auditoría a partir de fuentes diversas o de naturaleza diferente, puede poner de relieve que un elemento individual de evidencia de auditoría no es fiable, como, por ejemplo, en el caso de que la evidencia de auditoría obtenida de una fuente sea incongruente con la obtenida de otra.

Esto puede ocurrir, cuando las respuestas a indagaciones realizadas ante la dirección, los auditores internos y otras personas sean incongruentes, o cuando las respuestas a indagaciones realizadas ante los responsables del gobierno corporativo de la entidad, con el fin de corroborar las respuestas a indagaciones realizadas ante la dirección, sean incongruentes con éstas.


La NIA 230 incluye un requerimiento específico de documentación en el caso de que el auditor identifique información incongruente con la conclusión final del auditor relativa a una cuestión significativa.


Selección de todos los elementos


El auditor puede decidir que lo más adecuado es examinar la totalidad de la población de elementos que integran un tipo de transacción o un saldo contable (o un estrato dentro de dicha población).

El examen del 100 % es improbable en el caso de pruebas de controles; sin embargo, es más habitual en las pruebas de detalle.


Selección de elementos específicos


El auditor puede decidir seleccionar elementos específicos de una población. Para la adopción de esta decisión, pueden ser relevantes factores como el conocimiento de la entidad por parte del auditor, los riesgos valorados de incorrección material y las características de la población sobre la que se van a realizar las pruebas.

La selección subjetiva de elementos específicos está sujeta a un riesgo ajeno al muestreo. Los elementos específicos seleccionados pueden incluir:

Elementos clave o de valor elevado

El auditor puede decidir seleccionar elementos específicos de una población debido a que son de valor elevado o a que presentan alguna otra característica; por ejemplo, elementos que son sospechosos, inusuales, propensos a un riesgo concreto, o con antecedentes de errores


Todos los elementos por encima de un determinado importe

El auditor puede decidir examinar elementos cuyos valores registrados superen un determinado importe para verificar una parte importante del importe total de un tipo de transacción o de un saldo contable.

Elementos para obtener información

El auditor puede examinar elementos para obtener información sobre cuestiones tales como la naturaleza de la entidad o la naturaleza de las transacciones.

Aunque el examen selectivo de elementos específicos de una clase de transacciones o de un saldo contable con frecuencia será un medio eficiente para obtener evidencia de auditoría, no constituye muestreo de auditoría.


Los resultados de los procedimientos de auditoría aplicados a los elementos seleccionados de este modo no pueden proyectarse al total de la población; por consiguiente, el examen selectivo de elementos específicos no proporciona evidencia de auditoría con respecto al resto de la población.

Los elementos anteriores son los que consideramos los más importantes o representativos para obtener la evidencia en auditoría.

4 visualizaciones0 comentarios